UEXIT

15 marzo, 2017

blog-uexitEn dos semanas el Reino Unido comunicará a Bruselas de manera formal y oficial, que los británicos abandonarán la Unión Europea. Hoy los Países Bajos se juegan el futuro. O eligen continuar con su pertenencia a la Europa política y económica o se inclinan por el mismo destino que los ingleses. Tampoco la vecina Francia se aleja demasiado de este panorama desolador de lo que queda de Europa. Ante un socialismo sin fuelle y una derecha que vive bajo la sombra de la corrupción con la imputación de Fillon, Macron se postula como el único político con capacidad y apoyo suficiente para enfrentarse a Marine Le Pen. Con el Albert Rivera galo que el estado francés se ha sacado de la manga, pero con más poderío, cualquiera diría que las cloacas del estado español se han ido a vivir a París…

El simplismo en política -y en todo- es una auténtica demostración de ignorancia. Hace pocas horas la prensa española tildaba al líder ultraderechista  Wilders, como el Trump holandés. Donald Trump es un populista sin partido y sin ideología, con trayectoria distinta al político de extrema derecha neerlandés  y con objetivos dispares, aunque ambos coincidan en algunas cosas esenciales como pueden coincidir con Podemos o Syriza, paradigmas de la extrema izquierda. Intentar extrapolar por enésima vez, la política española o europea, a la norteamericana, es bastante pueril y carente de rigor y de análisis. La política holandesa lleva años coqueteando con un radicalismo de derechas nórdico y heterodoxo, que no tiene cabida en Italia, Portugal o España, pero varios motivos, en los países protestantes tiene mucha parroquia y es distinta a la ultraderecha francesa algo más tradicional y mediterránea.

Nexit, Frexit, términos que nacieron con el Brexit y que si nada lo impide, serán las piezas que irán desmontando Europa tal y como la conocemos ahora los jóvenes. Desde Los Cuadernos de Napoléon venimos advirtiendo desde hace dos años que volvemos a una Europa vieja, no tan distinta a la que vivieron nuestros abuelos y bisabuelos. ¿Peligros? Muchos. ¿Incertidumbre? Total. No es conveniente el fracaso de la Unión Europea, pero sin una transformación plena, abandonando esta política económica de desafecto, la Europa de las naciones, y por ello de las divisiones y las fronteras, renacerá con más fuerza, reeditando muchos conflictos del pasado…

You Might Also Like