in god we trust (I parte)

2 febrero, 2016

logos-partidosDesde hace varias décadas la fiebre por las series estadounidenses sigue ascendiendo de una manera total, en la que nos parece más cercano Nueva Jersey que Murcia. Sin embargo, este apego al país de las oportunidades y libertades, surgió con el cine en la segunda mitad del siglo XX. Ahora con la globalización y el estilo de vida occidental, nos sentimos más identificados con Estados Unidos que con Polonia o Austria.

Con este post de hoy, queridos lectores, seguidores y amigos de Los Cuadernos de Napoleón,  y los próximos que publicaré posteriormente, intentaré hacer una breve síntesis sobre el sistema electoral estadounidense, los partidos y la elección de candidatos. Espero que sea de su ayuda ahora que el noticiero nacional va a inundarnos con imágenes de Trump y Clinton en Iwoa y New Hampshire.

Si bien es cierto que el bipartidismo como tal, no existe en tierras norteamericanas como tampoco lo hay en España, las formaciones políticas más importantes de los Estados Unidos de América, que han ido alternándose para dominar el mundo desde la Casa Blanca son dos: el Partido Republicano –Republican Party o G.O.P Grand Old Party– cuyo color es el rojo y el Partido Demócrata –Democratic Party– representado por el color azul. Son partidos muy heterogéneos, más complejos de lo que estamos acostumbrados en nuestro país y otras naciones de Europa, donde a veces ser militante de un partido en España o en Francia es más propio de una secta. Tanto en el G.O.P como en el D.P. confluyen muchas corrientes ideológicas, grupos de presión, asociaciones y todo tipo de creencias e intereses bajo las mismas siglas. El G.O.P alberga la derecha, el centro derecha y parte del fundamentalismo político-religioso y los demócratas, el centro derecha, el centro, el centro izquierda y residuos izquierdistas. No siempre fue así, puesto que el Partido Republicano en sus inicios, se presentó como una formación progresista por su defensa a ultranza en la liberación de esclavos frente al conservadurismo de los demócratas, que se negaban a renunciar a sus intereses en los estados del Sur, a cambiar. Paradojas de la historia.

Las mascotas de los dos grandes partidos –el elefante republicano y el burro demócrata- tienen su origen en las ilustraciones de la prensa del siglo XIX, pues los periódicos recurrían siempre a las caricaturas como instantánea política-satírica. El burro fue elegido por un candidato presidencial como animal modesto y trabajador, después de que la crítica tildara al líder demócrata de asno, por supuestas carencias intelectuales y una tozudez evidente. El elefante fue representado en las viñetas de los rotativos como un animal grande y poderoso, pero lento, como los republicanos. A pesar de su connotación negativa el G.O.P. decidió adoptar al paquidermo como emblema.

Otra diferencia notable con España, es la sempiterna referencia a Dios como el lema oficial de  USA, que corona este artículo In God we trust, Confiamos en Dios. Ambos partidos políticos, suelen terminar sus discursos y mítines con el manido “Dios bendiga a los Estados Unidos de América” –God bless the United States of América– que por supuesto repiten los candidatos cuando alcanzan la Casa Blanca. Algo impensable en suelo íbero a estas alturas, pero allende los mares, tienen muy claro que no se puede dar la espalda a la fe cotidiana de sus electores.

Les emplazo pues, a la segunda parte de este apasionante tema tan lejano pero “nuestro” a la vez. En el siguiente cuaderno napoleónico profundizaremos en las primarias de los partidos, para saber cómo se eligen los candidatos. Será hasta entonces amigos… God bless you!!!

la tortilla española

19 enero, 2016

zumalacarregui_portraitQueridos amigos, mientras la cocina política nos prepara un plato que nos pueda seducir a una gran mayoría de españoles, déjenme estimados seguidores de Los Cuadernos de Napoleón, que esta semana les hable de la tapa por excelencia, del pincho, del aperitivo nacional que nos identifica y nos vertebra, ya sea degustándolo con amigos, con familia, solos o acompañados fugazmente: la tortilla de patatas, es decir la Tortilla Española.

En cierta ocasión dije en tono jocoso entre amigos, que había dos tipos de personas: los que llamaban a este manjar tortilla de patatas y los que hablábamos de la tortilla española. Como en una barra de bar de barrio, todos somos políticos, economistas, filósofos, arquitectos y lo sabemos todo, también en gastronomía tenemos la verdad absoluta en las recetas. Arrojemos pues, un poco de luz sobre este icono de nuestra cultura culinaria tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

La verdadera tortilla de patatas, cuyo origen tiene como todo lo mágico, una leyenda y una historia real, se sostiene con dos ingredientes básicos, dos pilares que la identifican: la patata y los huevos. El aceite y la sal, será lo único estipulado para alterar el sabor genuino. Lo demás, puede gustarnos más, menos, convertirla más atractiva o sabrosa al comerla, pero no estaremos hablando de la Tortilla Española, será otra cosa. Sí señoras y señores míos, incluso con cebolla, será otra cosa.

Cuenta la leyenda que durante la Primera Guerra Carlista (1833-1840) el General Zumalacárregui llegó exhausto a una aldea navarra con un grueso de sus tropas. Los moradores del caserío agasajaron a los oficiales y soldados de la Santa Tradición, con lo único que tenían en los fogones de su casona: huevos cocidos y patatas. La mujer supo improvisar una tortilla inmediatamente para alimentar a los militares, germinaba así, la primera Tortilla Española.

El nacimiento real de la tortilla de patatas carece de unanimidad, hasta para eso somos cabestros. Algunos investigadores del CSIC se atrevieron a nombrar un pueblo extremeño como cuna de nuestra tortilla, pero seamos sinceros queridos amigos, cualquier casa de la patria desde que nuestros conquistadores trajeron el tubérculo de las Américas, puede ser el lugar donde surgió nuestro emblema del patrimonio nutritivo.

Si ustedes son poco dados a mi advertencia sobre la elaboración canónica de la tortilla de patatas como Dios manda, pues reinvéntenla, improvísenla, mejórenla, recréenla, pónganle nombre y apellidos, pero háganme caso, jamás la borren de su dieta y acompáñenla con un buen Rioja o una cerveza fresca de Andalucía.

elecciones nacionales

18 diciembre, 2015

elecciones-nacionalesSiguen los ecos de los debates y de la campaña electoral. Yo les debo confesar queridos lectores de Los Cuadernos de Napoleón, que no me gustan nada estas puestas en escena de politiquillos de bajísimo nivel, mostrando su verborrea fácil y el insulto recurrente. Ya cansa la falacia que se lanzan unos contra otros y viceversa, máxime cuando tenemos un país que va a la deriva económica, social y políticamente.

Ante este desencanto del elector, nos presentamos a las puertas de una jornada de reflexión en la que sólo cabe una meditación: evitar que los que intentan destruir todo lo conseguido hasta ahora, la convivencia democrática, nuestra historia, la libertad y la Constitución, no lleguen al poder.

Sabemos que los partidos tradicionales no satisfacen la mayoría de las necesidades del pueblo español, tampoco los nuevos prometen algo nuevo, incluso algunos vuelven con lemas propios de la Guerra Civil y de revoluciones pretéritas, pero será necesario ir a votar el próximo domingo para demostrar a Europa y a nosotros mismos, que somos capaces de otorgarnos un gobierno que verdaderamente vele por nuestros intereses dentro de nuestras fronteras y fuera. Un gobierno comprometido con la gente, pero de verdad, sin eslóganes ni mantras cargados de naftalina. Es urgente confiar en las formaciones que nos han desilusionado últimamente, pero que nos pueden garantizar la existencia de España y proporcionar las herramientas necesarias para continuar luchando por nuestro futuro, sin cantos de sirena ni promesas pueriles que provocan más división que otra cosa. El próximo domingo votemos con cabeza, corazón y ganas, España lo merece.

 

la batalla de francia

23 noviembre, 2015

arcoQueridos lectores de los cuadernos napoleónicos, ya ha pasado una semana desde los atentados islamistas en París, la rabia de los primeros días junto a la impotencia, deben dar paso ahora al análisis de la situación actual en la que se encuentra el mundo occidental frente a su enemigo declarado desde aquél fatídico 11 de septiembre de 2001. Antes de abordar el tema, sí que me gustaría explicar mi postura respecto al mundo musulmán. Soy un fiel admirador de la cultura árabe, de la turca, de la persa y la magrebí. Que nadie manipule mis palabras, pues acusarme de simplista, en un tema tan complejo, sería una falacia que no podría perdonar. No podemos confundir Islam, con islamistas ni musulmanes con yihadistas. El Islam, una de las grandes religiones monoteístas recoge bajo su manto varios países asiáticos, la totalidad de los países árabes, los países del Magreb, los persas y turcos y algunas naciones de África en dos ramas: chiíes y suníes donde surge el salafismo, del que se nutre parte del radicalismo beligerante. Diferencias vitales para que entendamos un poco más este enjambre de conflictos derivados en la gran guerra del siglo XX.

Desde que nacieron Los Cuadernos de Napoleón, en cuanto a política internacional se refiere, he ido publicando algunos artículos sobre los conflictos del mundo. Ahora todos estos posts confluyen en uno, cuya base de mi pensamiento, reflejado en este blog, se sostiene por dos ideas fundamentales: la debilidad de Europa y el terrorismo islámico. Europa y Estados Unidos han actuado mal y tarde en la guerra civil de Siria, en el problema de los refugiados, en las exigencias a Turquía, país integrante de la OTAN que ha dejado circular a los islamistas con total libertad, y en otra serie de desatinos diplomáticos que por ahora, pasaremos por alto…

Muchos expertos en política internacional y en concreto en Oriente Medio, no comparten la opinión de que actualmente estemos sumidos en una guerra tradicionalmente concebida. Otros sin embargo, son partidarios de llamar guerra a todo lo que acaece desde los atentados de Nueva York, hace ya 14 años. Desde Los Cuadernos de Napoleón apostaremos por una tercera opción, quizá atrevida pero cargada de simbolismo: la III Guerra Mundial suscribiéndonos a varios diplomáticos e historiadores que hablan de este conflicto, como la guerra entre parte del oriente radical y a la totalidad de occidente. Una lucha hegemónica de índole religiosa con muchas batallas librándose a la vez, pero con un fin común, el establecimiento final del Islamismo radical en todo el universo y el exterminio de la herejía y del infiel. Los mismos musulmanes llevan años sufriendo al Estado Islámico. Ahora que nos han traído la guerra a las calles y plazas de nuestras ciudades, nos damos cuenta de que hay que aniquilar a este enemigo que lleva mucho tiempo avisando de que no somos dignos de vivir según sus erróneos postulados.

Francia, como Rusia hace meses, ha iniciado actuaciones bélicas que nos incumben a todos. No conozco a nadie que ame la guerra. He crecido en un ambiente militar en mi familia, y jamás me hablaron de la guerra, el buen gusto de no hacerlo implicaba cuánto horror habían palpado los ojos que me miraban y las manos que preparaban mi merienda… Pero estamos en guerra, y debemos apoyar la defensa de nuestra libertad, de Europa, de nuestra manera de vivir, de la democracia y en definitiva de lo que nos mueve cada mañana a levantarnos y a luchar en este mundo tan extraño. Quizá sea la guerra más importante y justa de nuestro tiempo, y por ello merezca el calificativo de III Guerra Mundial, como lo fue la II Guerra Mundial y su final, pues del resultado de la misma depende el futuro de nuestros hijos y nietos.

Los islamistas atacaron el modo de vida occidental: un concierto, una cafetería, un restaurante. Por ello España, deberá apostar por secundar a Francia en esta batalla, también Inglaterra, Alemania y las demás potencias. Todos estamos en guerra y merecemos ser defendidos con contundencia, sin complejos, sin grietas y con la certeza absoluta de que si Europa vuelve a ser el referente del mundo, nadie podrá abatirnos jamás.

LA HORA DE ESPAÑA

10 noviembre, 2015

miss-jura-banderaTenía previsto publicar esta semana en Los Cuadernos de Napoleón, uno de mis viajes por África. Todo en vano, muchos seguidores de este irreverente blog me han pedido personalmente cuando he coincidido con ellos recientemente, que intente descifrar un poco más, todo el enigma catalán y por ende español, ante estos momentos históricos y tristes, que estamos viviendo.

Vayamos pues con lo perpetrado ayer en el parlamento autonómico de Cataluña. Para que a todos nos quede claro, la comparación más ocurrente es la de un usuario de automóvil en una gran ciudad de nuestra amada España. El conductor, lleva años diciendo a su familia, amigos, compañeros de trabajo, incluso a las autoridades municipales, que cada mañana cuando salga de casa con su flamante berlina azul oscuro, no piensa respetar ni una señal de tráfico, seguirá

Pero con el Golpe de Estado a plazos –como ha bautizado en su última declaración Alfonso Guerra- el quebrantamiento de la Ley que lleva anunciando Mas desde hace tiempo, parece no tener castigo. ¿Por qué? Mal ejemplo para los demás ciudadanos españoles desde los Tres Poderes del Estado. Si el gobierno de la generalidad catalana y sus instituciones no cumplen y no son severamente corregidos por ello, ¿por qué sí nosotros con Hacienda, con Tráfico o con los lindes de nuestras tierras en el campo?

Confío en que el Gobierno de la Nación, junto con las demás fuerzas políticas constitucionalistas, tengan una verdadera estrategia de fácil lectura al final de la partida, de lo contrario no tendría nada sentido, y nos invitarían desde lo alto, a delinquir por doquier. Esperanza debemos tener, pues sin caer en la demagogia de barra de bar, queridos amigos,  la Justicia en España en estos últimos años, aunque lenta pero segura, nos ha demostrado que es posible poner en jaque a una Infanta de España, a un ex ministro de Economía, a ex presidentes de juntas y generalidades, a grandes banqueros y mangantes del tres al cuarto en macroeventos políticos, a hombres de negocios a diestra y siniestra. Muchos opinamos que ante un acto de sedición tan descarado, no se ha actuado con premura, pudiendo evitar mucho de lo ocurrido, pero doctores tiene la iglesia.

Mientras la alfombra de república independiente de la conocida entidad sueca, se posa en el zaguán del Palacio de la Generalidad de Cataluña, el reloj avanza sin piedad. Unas elecciones navideñas nos indicarán si respaldamos lo gestionado con la rebeldía catalana, o buscamos nuevos horizontes para la dignidad de España. Que así sea.

BALENCIAGA

15 octubre, 2015

balen-1Esta semana queridos lectores y seguidores de Los Cuadernos de Napoleón, quiero virar hacia la moda y el diseño, una manera quizá frívola de dar la espalda a la actualidad política, pero creo que necesaria y más cuando se habla del arte de la alta costura. Un buen cambio de tercio.

Cuando finalicé mi cuaderno de viajes: “Jávea”, uno de los capítulos que más me enorgullecía era sin duda el de turismo, pues no se podía entender la historia turística de España sin Jávea y sin los grandes personajes que habían elegido el paraíso de la Costa Blanca como lugar de residencia. Cristóbal Balenciaga Eizaguirre (Guetaria 1895- Jávea 1972) aparece en este episodio de una manera especial, pues su muerte acaeció allí, en el Parador de Turismo mientras esa semana se disponía a buscar una casa para pasar largos periodos en el mediterráneo alicantino.

Balenciaga es el artista del siglo XX del diseño, la tijera, el patrón, la moda, el hilo, la tela, el estilo… Ha sido y es la inspiración de diseñadores posteriores. Con Balenciaga empieza la Moda y con él acaba como apuntan los expertos. balenciaga3Yo sin ser muy especialista en ello, también lo afirmo pues después de Balenciaga, ya nada ha vuelto a ser lo mismo, la elegancia en las calles y fiestas de Nueva York, París, Madrid, San Sebastián, Sevilla y Valencia pasaron al papel cuché de los archivos. Balenciaga era símbolo de un tiempo, sinónimo de la verdadera elegancia, de la pasión por la estética, todo lo posterior ha sido mínimo y en algunas ocasiones felices: continuidad de la filosofía de Balenciaga en vestidos, abrigos y complementos.

El gran diseñador, no podía ser de otro país. España desde siempre, ha sido considerada una nación donde la gente ha vestido muy bien, si bien es cierto que las capas altas de la sociedad eran las que podían competir con el resto de Europa en garbo, hoy día la moda está al alcance de todos, y vestir con distinción y clase, no está reñido con el bolsillo, pero sí con el buen gusto. Las blogger, famosas y no tan famosas, amasan minutos e imágenes en las redes sociales sobre las tendencias, los estilos, la vestimenta casual y festiva, quizá en ellas esté la esperanza de que la vuelva a nuestras calles, pues ya saben mis queridos lectores que vestir bien es síntoma de respeto y buena educación hacia los demás.

catalunya triomfant

28 septiembre, 2015

cataluna-espanaFiniquitado el tema de la independencia de momento, ahora pongamos negro sobre blanco en el panorama político derivado de la noche electoral del 27-S. Cataluña pierde. Sí. Y mucho. La fractura social, el paro económico y social de esta autonomía, converge en un letargo peligroso que va ir conjugándose con una confrontación ideológica demasiado anacrónica. Un parlamento resultante bastante complicado y dividido. Ingobernabilidad, inestabilidad política y otra convocatoria electoral autonómica en el pensamiento de muchos. Mientras tanto, los colegios, los hospitales, las grandes multinacionales en estado precario e incierto.

Artur Mas, es el gran perdedor. El gran defenestrado. No será presidente de la generalidad catalana, para ello necesita los votos de la CUP, que ya ha dicho que no piensa investir a Mas ni a las buenas ni a las malas. El Molt Honorable ha hundido a su partido CDC después de aniquilar la gran coalición catalanista CiU, símbolo de la derecha moderna, paradigma del nacionalismo moderado y producto de mucho poder, mucho dinero, mucho cargo a lo largo de estos casi 40 años, todo al traste. Sus correligionarios jamás se lo perdonarán.

Artur Mas ha partido Cataluña en dos: el voto de las opciones independentistas Junts pel Sí y CUP no superan el 48% mientras los otros partidos no separatistas se llevan el 52%, más votos pero menos escaños. Caprichos de la Ley d’Hont. Pero ni de lejos, lo que Mas y Junqueras (ERC) pronosticaban.

UDC con el ínclito Duran i Lleida como presidente, no logra ni un representante en el parlamento regional. Adiós pues al demócrata cristiano y su apuesta por el ni sí ni no, sino todo lo contrario.

ERC, la izquierda republicana uniéndose a la derecha de CDC, ha provocado que muchos votos radicales hayan sido trasvasados a la CUP. En este sentido, la gran alianza para el Sí, ha supuesto un grave error estratégico para las formaciones políticas de Mas y Junqueras. Ahora la CUP irá comiendo el terreno de ERC y sustituyéndole como referente independentista de izquierdas. El votante tradicional de ERC mutará.

Sobre los socialistas… ¡Qué bien baila este chico! Gracias a las banderas de España, a los bailes, a las intervenciones de Pedro Sánchez, Felipe González, pero sobre todo, a la contundencia con la que Susana Díaz ha lanzado mensajes sobre la unidad de España para los catalanes, muchos andaluces de origen, actuales catalanes, han dejado de lado las veleidades separatistas, y es que lo que no mueve el corazón, no lo mueve nada.

Podemos, la gran desilusión. El efecto Colau se evapora como humo de canuto, ni uniéndose con los comunistas de ICV, logran un resultado decente. Pablo Iglesias cavila, algo va mal…

El Partido Popular de Cataluña, queda como algo testimonial. Ya me encargué tiempo atrás de decir, que en ciertas zonas de España, el PP cambiaba las siglas o se abstenía de presentarse por el bien común dejando paso a otras formaciones. Deberían hacer una jugada maestra por patriotismo. El amor a España requiere sacrificio ¿no? pues deberían dejar el testigo de la españolidad catalana y su lucha, a Ciudadanos. A medio o largo plazo,  cabe esperar un pacto de C’s y PSC, si a ello sumamos los votos de del PP, de UDC, algún descontento de Podemos y muchos burgueses de Convergència, la alternativa a la amenaza separatista será real y factible. ¿Estarán dispuestos nuestros políticos a esta inmolación por el bien común?

Para el final la gran promesa: Albert Rivera y la gran ilusión: Inés Arrimadas. Ciudadanos logra la victoria de la noche. Se coloca como segunda fuerza política, con un empuje constitucionalista digno de admiración. Con el resultado de C’s, el 27-S se transforma en el pistoletazo de salida para las elecciones generales, de facto las elecciones catalanas se convierten en clave nacional, algo poco previsto, sinceramente, pero muchos españoles, y no sólo de Cataluña, vieron a Albert Rivera y su proyecto, la manida tercera vía o quizá la única apostillaría yo, algo  motivador para volver a creer en la política y en esta gran nación. La labor de Ciudadanos en Cataluña, ha calado en el resto de españoles. Es posible defender a España, partirse la cara desde un escaño de un parlamento proindependentista y hostil día tras día, lanzar mensajes de optimismo, aire fresco y mucha sensatez con discursos rígidos pero constructivos, no excluyentes y cargados de razón, es posible y se valora por el votante, Inés y Albert lo han demostrado. Aún hay esperanza en Cataluña y por ende, en España que tome buen nota el partido del Gobierno de la Nación.

¡¡¡VIVA ESPAÑA CON HONRA!!!

24 septiembre, 2015

voluntariosA los independentistas catalanes:

El 28 de septiembre, el lunes próximo, despertaréis a las siete de la mañana, con el mismo pasaporte y DNI que un compatriota de Ceuta o Lanzarote. Habréis abierto los ojos, miraréis las calles de vuestra patria chica, encantadora, sublime. Cataluña será como siempre desde la Hispania Romana provincia del Imperio de los imperios, una parte importante de la España de Felipe VI, de la de 1978, de la de Nadal y de Gasol, de la de Hiniesta, el Quijote, Santa Teresa y Dalí, Eugenio D’Ors y Tarradellas, de los Tercios de Montserrat y los Voluntarios Catalanes. Españoles como los que más. Volveréis a la realidad y al sentido común.

Así es como por fin, acabará vuestro victimismo y chantaje diabólico. De lo contrario ¿Estáis dispuestos a derramar vuestra sangre por la independencia? En 1714, los catalanes vertían su sangre por el Rey y una España de las que se enfrentaban en nuestra triste guerra de sucesión. No fueron los únicos, también valencianos, aragoneses y castellanos.

Manipuláis, adoctrináis ¡Cómo os parecéis a los totalitarismos! Pero no me extraña, muchos sois hijos y nietos de las élites franquistas acomodadas de la burguesía catalana que tanto abomináis. Señaláis como los nazis a los judíos con las estrellas, multáis a los que rotulan en español, perseguís a los niños cuyos padres quieren escolarizar en la segunda lengua del mundo. Nazis, sí, los habréis visto en películas al menos, muy uniformados con proclamas de odio y banderas, muchas banderas, como os gustan a vosotros, los conoceréis del cine supongo, pues nunca habéis sido mucho de leer la historia universal y aséptica cotejándola con varios autores.

Por ello os digo, que nos hemos cansado de vuestra tiranía y vuestro pensamiento único tan anacrónico y falaz como la bandera postiza que enarboláis. Y os invito a que reflexionéis y que dejéis el ridículo para la intimidad, pues España seguirá existiendo a pesar de vosotros, de vuestros líderes políticos que os conducen al desastre y de vuestros mesías engendradores de división.

Os grito lleno de esperanza y más convencido que nunca, como el general Juan Prim y Prats, el mejor catalán que haya dado nunca esta región bendita de nuestra nación, junto aquellos españoles que se sublevaron contra el oprobio y en favor de la libertad en 1868, os grito, pues con amor y sin revanchas: ¡¡¡Viva España con honra!!!

 

José Font,

Escritor e investigador histórico.

cataluña

23 septiembre, 2015

corazonNo voy a hacer una síntesis de lo que nos ha llevado hasta el 27-S, para ello llevamos meses y años escuchando a políticos, periodistas, tertulianos y amantes de las barras de bar. Me centraré única y exclusivamente en el día después. Sí, el 28 de septiembre, el lunes.

Amigos y conocidos, me escriben y preguntan qué va a ser de Cataluña el próximo domingo. Yo les tranquilizo y contesto, será lo que hoy, una comunidad autónoma más de este maravilloso país, en el que llevamos siglos peleándonos y matándonos, no hay nada más español que eso, bueno y también hablar mal de España, eso también es muy patriotero.

El 28 de septiembre no va a ocurrir nada ¿Por qué? Muy sencillo. Hay una Ley, un Estado de Derecho, una Monarquía Parlamentaria y una Cámara Alta que nos representa a todos como garantes de la Soberanía Nacional. ¿Acaso la Ley no nos persigue a los españolitos cuando nos saltamos un semáforo, cometemos una falta o un delito? ¿No es cierto que la Agencia Tributaria nos persiguen si nos hemos olvidado de pagar al Reino de España? Entonces… ¿Por qué sufrir? ¿Por qué estar inquietos? Confío en que si un español de Cataluña, que además es el representante del estado en esa región como presidente de la Generalidad Catalana, se salta la Ley, pues caerá sobre él todo el peso de ésta, como dicen los cursis.

De lo contrario, no quiero vivir en una España donde las altas instituciones, las leyes, los gobiernos, permiten que unos compatriotas nuestros puedan ningunear las leyes y no cumplirlas. Esta no es la igualdad que nos prometieron en 1978, entonces seré el primer español en pedir asilo político en países donde todos sus ciudadanos sean iguales y tengan los mismos derechos y obligaciones. Sí esto ocurriera queridos lectores de Los Cuadernos de Napoleón, estarían legitimados todos ustedes, como ciudadanos españoles,  a no pagar sus impuestos, nada de IBI, nada de basura, ni los tributos para con la Seguridad Social… ¿O es que Artur Mas será más que nosotros?

Y como último término, si un gobierno nacional débil y una desidia popular ayudara a provocar una situación no deseada con una revuelta violenta, no olvidemos jamás a la gente que ha jurado con su vida defender la unidad de España, la Constitución y al Rey.

Finalmente cabe esperar que la bravuconada, la payasada de barretina y estrellada que inicuamente se ha apoderado de nuestra amada Cataluña, acabe el lunes, cuando todos despierten a las diete de la mañana, y comprueben que sus DNI y pasaportes son los mismos que la noche anterior y que la vida sigue igual…

Mujeres de estado

11 septiembre, 2015

mujeres-deQueridos seguidores de Los Cuadernos de Napoleón, voy a lanzar una proclama femenina que no feminista, en esta semana en la que Isabel II ha logrado el récord de años en el trono en el Reino Unido de la Gran Bretaña: una soberana, una corona -varias en su caso- un destino…

El sexo femenino siempre ha estado discriminado a través de los siglos, y no sólo en el campo de la gobernanza. Únicamente ha habido mujeres rigiendo, como solución última por cuestiones biológicas, de linaje y de postreras opciones.

Estos tics prehistóricos, tan deleznables a mi juicio, han sido constantes en el pasado siglo, y aún en el nuestro, pues en la política, en la empresa pública, y no digamos ya en la privada, la mujer sigue denostada en los puestos de mando, de dirección y de liderazgo. Estarán conmigo, queridos lectores insufribles de estos cuadernos napoleónicos, que a la mujer se le sigue cuestionando en todo y le sigue costando el doble que al hombre, llegar a las cimas de poder.

La Historia Universal nos deleita en sus páginas cincelazadas en oro y sangre, con la diligencia y sabiduría con la que las damas han obrado siempre que han ostentado sus caudillajes en la política, en las artes, en las ciencias. Sus nombres permanecen todavía cercanos, por la impronta que dejaron en el mundo.

Han sido mejores reinas ellas que ellos: Isabel la Católica, Victoria de Inglaterra, Isabel de Inglaterra, Catalina la Grande. En otras ocasiones fueron mejores generales que los varones militares, como Juana de Arco y Agustina de Aragón y qué decir como consortes en las jefaturas de estado, convertidas posteriormente en auténticas heroínas de sus pueblos como Eva Perón o políticos de la talla de Margaret Thatcher o Indira Gandhi,  y tantas y tantas otras que dieron lo mejor de sí mismas a las gentes de sus naciones y por ende a la humanidad. A todas estas mujeres les acompañó el carisma penetrable y universal, la clara vocación de servicio en su contexto histórico y el sacrificio como máximo ejemplo de amor a las causas.

A lo que en suelo patrio se refiere, en la actualidad, de nada han servido las legislaciones discriminatorias y de “desigualdad”, propiciadas por gobiernos ignorantes. La ley de paridad de las listas electorales por ejemplo,  obligando a un número idéntico de hombres y mujeres en la candidatura, supuso una auténtica desfachatez. ¿Perdonen? ¿A caso no puedo contar con una lista exclusivamente de mujeres? ¿El mérito lo otorga el sexo? Banalidades y cosmética política, de las cuales hay que huir siempre en pro de una verdadera igualdad de talentos y oportunidades.

Deseemos pues, amigos míos, que la mujer siga gobernando y más, con esa mano y esa entrega total que instintivamente le viene dada desde el principio de los tiempos. Nos irá mejor, la historia no falla. Releamos algunas biografías y volquemos el corazón a la esperanza de una España mejor, una Europa perfecta y una comunidad internacional distinta. He dicho. Feliz fin de semana.