manual para el votante despistado

18 mayo, 2015

manualSiguen los ecos de los debates y la campaña electoral. Yo les debo confesar queridos lectores de Los Cuadernos de Napoleón, que no me gustan nada estas puestas en escena de politiquillos de bajísimo nivel a diestra y siniestra. Uno, que es muy romántico e idealista, se niega a sufrir dos horas con ese lenguaje simplista, atuendos chabacanos, pocas luces en la mente, jaculatorias machaconas en las bocas y demás demostraciones de la mediocridad en mayúsculas. Crecí y me interesé por la política en los años 90 con los plenos del Congreso de los Diputados, pues aún había oratoria decente e intelectualidad a derecha y a izquierda en la política española, coletazos de la Transición. Desde entonces, les puedo asegurar que en este plano: hemos perdido.

En plenas Navidades del año 15 de este siglo tan nuestro, nos obligan a votar. Sí, ya sé que  el voto en España es voluntario, un deber si lo prefieren, pero nos “obligan” a interrumpir la armonía de estas fechas tan entrañables como decía mi querido monarca, para decidir el futuro de la patria. Nos jugamos mucho… otra vez. En estas elecciones generales, el partido se juega con varios equipos con posibilidades, y no todos son iguales.

No voy a pedir el voto para ninguna formación política concreta, no es mi estilo. Pero voy a rogarles queridos seguidores míos, que reflexionen de verdad antes de introducir el sobre blanco –el salmón al río- y piensen en nuestro país, en su historia, en cuánto se ha conseguido hasta ahora y lo que podemos perder a partir del 20 de diciembre. Yo tengo claro qué personajes no creen en la unidad de España, es decir en su integridad territorial y en la igualdad de oportunidades; en la soberanía popular –que significa en que en cada uno de los españolitos reside el poder real de la nación- en la libertad. Acierten, el futuro es hoy, no mañana. ¿Y qué quieren que les diga? Yo también estoy cansado del IVA, harto de ser autónomo y luchar cada día por seguir adelante, de que los bancos y Europa nos masacren en nuestras cuentas. De la corrupción del PP del PSOE de los Pujol. Sí, estoy muy enfadado. Pero no quiero que me gobierne nueva gente con violencia en sus palabras y gestos, gente mediocre revestida de pobre, cargada de odio y de revanchismo guerracivilista, sin experiencia laboral y con ganas de eliminar al contrario por no pensar lo mismo que ellos. No, no lo quiero. Cambiemos las cosas del sistema con los partidos del sistema. Hagámoslo posible así.

Por eso mis queridos amigos, mis fieles seguidores y a cuantos aún no conozco pero me brindan su cálida acogida en cada publicación, semana tras semana, les digo que en la próxima convocatoria electoral deben ustedes votar a la izquierda si lo prefieren con lo que queda de IU, a la gran izquierda de ese socialismo que aún se siente cómodamente español, al centro-izquierda nuevo de Ciudadanos, al centro-derecha de los populares, a la derecha de Vox si están enfadados con los conservadores, pero no pueden votar, si reside en su alma algo de patriotismo efectivo y afectivo, a los hombres que han decidido asumir la penosa responsabilidad de borrar a España de su boca, de su ideario político, de su visión de futuro, de su programa. El peligro es ya una realidad, la destrucción de España con los manidos discursos demagogos, buenistas y relativistas, serán las trompetas que anuncien la caída de este país nuestro que ha sobrevivido a guerras, dictaduras, malos reyes y peores gobernantes. Voten el 20 de diciembre por España y la libertad.

 

You Might Also Like