Lecturas para el verano

23 julio, 2017

heart_of_darknessLas bicicletas eran para el verano, recordaba la brillante película de Jaime Chávarri basada en la obra de teatro del añorado Fernando Fernán Gómez, y ahora por desgracia, los libros también. Durante el curso que comprende las estaciones de otoño, invierno y primavera, el trabajo, la familia, la casa, los niños, los amigos, el afterwork, la comida dominical con la familia política, las redes sociales… impiden a la mayoría de los mortales, la lectura de un buen libro y relegan esta tarea deliciosa para el verano. Craso error. No obstante, puestos a continuar con las modas de nuestros días en los que estos dos meses del estío son los ya indicados para leer, vayamos con algunas recomendaciones.

Decía Josep Plá, que quien leía novela a partir de los 35 años era un cretino. Yo suscribo parte de esta máxima del genio de las letras catalanas, pero por otros motivos… Me asombra ver que tuiteros, bloggers, influenciers y demás fauna “intelectual” contemporánea de la era del postureo, escriba libros, los publique, los venda y el público los lea. ¡Por Dios bendito! ¡Dice más la fórmula de un detergente que esa lista de páginas envenenadas! ¡No pierdan el tiempo! ¡El verano es sagrado! ¡La mente también! carmen-laforet-nadaNo lean por favor, novelitas de la chica que se compró un mono, o la mujer que tenía una palmera en casa y se secó, o cualquier libelo sobre el chico que tenía un gato en el armario y salió por el balcón de la vecina… Háganme caso los más jóvenes, y ya que nuestro sistema educativo nos ha apartado del librepensamiento, de la independencia intelectual, del juicio crítico y de ser hombres y mujeres de provecho, aparquen esos libritos y vuelvan a los clásicos: leer y aprender, leer y enseñar, leer y viajar, leer y conocer, leer y articular un lenguaje individual propio alejado del tuit. No será fácil una primera lectura para las víctimas de la LOGSE, pero no se ofusquen, ayúdense de un diccionario, de una edición comentada o envíen un email a su antiguo profesor de literatura o filosofía.

Para lo que queda del mes de julio y para iniciar el mes de las vacaciones por excelencia, aconsejo la Eneida de Virgilio, la Ilíada o la Odisea de Homero. Sobre autores españoles, atrévanse con Por tierras de Portugal y de España de Miguel de Unamuno o Nada de Carmen Laforet, y con la literatura inglesa y para los que presumen de idiomas, El Corazón en las tinieblas de Joseph Conrad o Los Buddenbrook de Thomas Mann para los más germanófilos. Todos ellos imprescindibles para empezar a leer de verdad. Me lo agradecerán. Recuerden que un buen libro es una manera fantástica de viajar. Volvemos en septiembre. ¡Feliz verano amigos y seguidores de Los Cuadernos de Napoleón!

 

You Might Also Like