la mesa del rey salomón

3 septiembre, 2017

02-alaricoEstimados seguidores y amigos de Los Cuadernos de Napoleón, hace unos años una noticia en el ABC de Madrid, nos llenaba de alegría a los amantes de la Arqueología y de sus aventuras: se iniciaba la búsqueda del famoso tesoro de Alarico en tierras italianas. Alarico I fue el rey godo que saqueó Roma en el 410 d.C. considerado el primer monarca visigodo de España, aunque nunca llegó a pisar el suelo de nuestra patria.

Una película española de clara vocación surrealista, “Buñuel y la mesa del rey Salomón” 2001, sacó de los viejos armarios de los archivos arqueológicos, un antiguo asunto de los grandes misterios de España, el célebre mueble bíblico que formaba parte del botín adquirido en la ciudad eterna, por el rey visigodo anteriormente citado. Carlos Saura dirigió este film, desempolvando así la magia de uno de los interrogantes de la arqueología nacional: la tabla del rey de Jerusalén.

Parte del Tesoro de Alarico permaneció en Italia, a España -la Hispania Visigoda- traen los godos, la mesa de Salomón a la capital de su reino, Toledo, como narran las crónicas andalusíes para esconderla en las Cuevas de Hércules. Este mismo relato histórico por parte de los musulmanes que invadieron España, describe la composición de la mesa de la siguiente forma: mezcla de oro plata con tres cenefas de perlas.

Varios estudios de investigadores nacionales e internacionales, coinciden en que los montes de Toledo aún esconden en sus entrañas, botines, cofres y auténticos tesoros de los godos, como el célebre Tesoro de Guarrazar hallado a mediados del siglo XIX, gracias a la obra generosa de la Naturaleza y sus torrenciales lluvias que dejaron al descubierto lo más grande de la orfebrería visigótica hallada jamás en nuestro país. Ni hallazgos relevantes en esta materia, ni excavaciones arqueológicas en la vieja Iberia, han dado con el anhelado mueble del hijo de David. Pero todos los archivos y memorias del pasado, relatan su existencia muy lejos de las leyendas y cuentos folclóricos tan abundantes en las épocas románticas de Europa.

Abierta está pues, la ventana, la puerta de la indagación. No se debe descartar el futuro descubrimiento de la reliquia del templo judío. La aventura de encontrar la Mesa del rey Salomón sigue siendo una asignatura pendiente para la arqueología española y por ende, de la universal. En tierras hispanas se halla este tesoro, disponemos de voluntad, emoción y medios para conseguirlo. ¿A qué esperamos?

You Might Also Like