LA LEYENDA NEGRA

7 marzo, 2017

san-valentinDecía el poeta catalán Joaquín Bartrina, en uno de los versos que inspiró un libro de Fernando Sanchez Dragó, que “Oyendo hablar un hombre, fácil es saber dónde vio la luz del sol. Si alaba Inglaterra, será inglés. Si reniega de Prusia, es un francés y si habla mal de España… es español”. Y bien sabía el literato, sobre la historia de España y sus miserias. Pues sólo se han contado penurias y derrotas hispanas desde fuera -Inglaterra- y desde dentro sobre todo,  en pro de ese cainismo tan nuestro, tan patrio, tan español.

Isabel la Católica protegió y acogió como súbditos con los mismos derechos y deberes que los ciudadanos de los reinos españoles en Europa,  a todos los habitantes de las tierras descubiertas a partir de 1492. Buena prueba de ello es el mestizaje. No hace falta mencionar qué hicieron con los indios de las Américas los británicos y luego los estadounidenses, hasta muy bien entrado el siglo XX… ¿verdad? Desde hace muy poco conocemos la historia de un gran héroe como Blas de Lezo. También desconocíamos la biografía de Bernardo de Gálvez, y no se ha hecho mucha justicia en recordar las gestas del siglo XX como las campañas del Norte de Marruecos o en Rusia.

El Rey, también es consciente de nuestra verdadera historia y su grandeza, por ello sus instrucciones para que todos los actos de Estado vayan celebrándose con majestuosidad, solemnidad y en el Palacio Real, dan muestras inequívocas de que el monarca ve necesaria esa reivindicación de enterrar la supina leyenda negra. Ahora falta que nuestros 19 sistemas educativos, se preocupen más en unificar criterios y en educar a nuestros niños. Instituciones públicas y privadas llevan algunos años intentando desmontar esa leyenda negra, ya es hora de que los ciudadanos también nos ilustremos y estemos orgullosos de nuestro pasado, quizá así entendamos algo más de este presente y podamos afrontar el futuro.

You Might Also Like