LA HORA DE ESPAÑA

10 noviembre, 2015

miss-jura-banderaTenía previsto publicar esta semana en Los Cuadernos de Napoleón, uno de mis viajes por África. Todo en vano, muchos seguidores de este irreverente blog me han pedido personalmente cuando he coincidido con ellos recientemente, que intente descifrar un poco más, todo el enigma catalán y por ende español, ante estos momentos históricos y tristes, que estamos viviendo.

Vayamos pues con lo perpetrado ayer en el parlamento autonómico de Cataluña. Para que a todos nos quede claro, la comparación más ocurrente es la de un usuario de automóvil en una gran ciudad de nuestra amada España. El conductor, lleva años diciendo a su familia, amigos, compañeros de trabajo, incluso a las autoridades municipales, que cada mañana cuando salga de casa con su flamante berlina azul oscuro, no piensa respetar ni una señal de tráfico, seguirá

Pero con el Golpe de Estado a plazos –como ha bautizado en su última declaración Alfonso Guerra- el quebrantamiento de la Ley que lleva anunciando Mas desde hace tiempo, parece no tener castigo. ¿Por qué? Mal ejemplo para los demás ciudadanos españoles desde los Tres Poderes del Estado. Si el gobierno de la generalidad catalana y sus instituciones no cumplen y no son severamente corregidos por ello, ¿por qué sí nosotros con Hacienda, con Tráfico o con los lindes de nuestras tierras en el campo?

Confío en que el Gobierno de la Nación, junto con las demás fuerzas políticas constitucionalistas, tengan una verdadera estrategia de fácil lectura al final de la partida, de lo contrario no tendría nada sentido, y nos invitarían desde lo alto, a delinquir por doquier. Esperanza debemos tener, pues sin caer en la demagogia de barra de bar, queridos amigos,  la Justicia en España en estos últimos años, aunque lenta pero segura, nos ha demostrado que es posible poner en jaque a una Infanta de España, a un ex ministro de Economía, a ex presidentes de juntas y generalidades, a grandes banqueros y mangantes del tres al cuarto en macroeventos políticos, a hombres de negocios a diestra y siniestra. Muchos opinamos que ante un acto de sedición tan descarado, no se ha actuado con premura, pudiendo evitar mucho de lo ocurrido, pero doctores tiene la iglesia.

Mientras la alfombra de república independiente de la conocida entidad sueca, se posa en el zaguán del Palacio de la Generalidad de Cataluña, el reloj avanza sin piedad. Unas elecciones navideñas nos indicarán si respaldamos lo gestionado con la rebeldía catalana, o buscamos nuevos horizontes para la dignidad de España. Que así sea.

You Might Also Like