in god we trust (III parte)

9 marzo, 2016

trump-2016No he querido titular este post con el irreverente “In Trump we trust” porque uno sigue siendo devoto, pero ganas no me han faltado a tenor de los últimos acontecimientos en los Estados Unidos de América. Tras una semana de acoso y derribo dentro y fuera de su partido, Donald Trump cabalga imparable hacia su nominación como candidato por el Partido Republicano. ¿Puede ganar? Queridos seguidores de estos cuadernos napoleónicos, todo indica que Mr. Trump puede darle un buen susto a la Señora Clinton. El Partido Demócrata es sabedor de ello y no dudará en intentar que cualquier otro candidato republicano, a través de los poderes fácticos –New York Times y CNN– sea el que se dispute la Casa Blanca con Hillary, pues una campaña electoral presidencial con un personaje con tanto tirón mediático y  tan impredecible como Donald Trump, supondría un largo camino de vicisitudes para los demócratas.

Durante estos días de primarias, miembros destacados del Partido Republicano como Mitt Romney, han inundado los medios de comunicación y las redes sociales con mensajes de espanto y terror, si Donald Trump logra la nominación final en la Convención Republicana. Para los clásicos políticos, el polémico magnate neoyorquino sería un elefante en una cacharrería, nunca mejor dicho aludiendo a la mascota del G.O.P. Sin embargo los seguidores de Trump han difundido el vídeo donde Trump apoyaba la campaña de Romney y éste elogiaba al magnate en 2012 frente a Obama. Las palabras de Mitt suponen ahora un fuerte revés a su crítica actual. Sin fundamento. El votante lo ha captado así y por ello el resultado de la pasada noche y del fin de semana, son una clara defensa del electorado sobre el establishment.

Los “outsiders” están muy mal vistos por los políticos tradicionales norteamericanos. ¿Se imaginan en pleno congreso extraordinario del PP o del PSOE la irrupción de Amancio Ortega o Juan Roig como candidatos a presidir el partido, y por ende a optar a la presidencia del Gobierno del Reino de España? Podría ser catastrófico para el partido político en cuestión, pero no para la nación probablemente. Y de este modo piensa un gran porcentaje del votante medio estadounidense progresista o conservador. Donald Trump representa el sueño americano hecho realidad, factible, alcanzable. La clase política en Estados Unidos no ha sido diferente a la de Europa durante estos últimos ocho años con la cacareada crisis económica, social y la del infausto premio nobel de la paz. La clase media americana ha dicho basta a la inseguridad, a la fantochada política y la pérdida de hegemonía de la que fue la primera potencia mundial. Se sienten más identificados con Trump en la derecha o Sanders en la izquierda que con la típica clase política americana, cuyos discursos son más sinceros que los engolados, manidos y estudiadísimos speeches de Clinton, Cruz, Rubio…

Donald Trump asusta y seduce a la vez en cada primaria celebrada. Seduce a más votantes y asusta a más exlíderes republicanos y periodistas de toda índole. Sólo existe una remota eventualidad para truncar el proyecto de Donald Trump. Hay una posibilidad, sólo una, de fracasar y parar de golpe su carrera, de victoria en victoria hasta la derrota final.

Ted Cruz puede obtener algún estado por disputar si el aparato del Partido Republicano y prensa insisten en ello. También los otros dos candidatos republicanos que se van descolgando poco a poco y pueden sumarse a su causa. Pero Marco Rubio y John Kasich con su retirada inminente si no suceden milagros en sus estados -Florida y Ohio- no llegan a la suma de delegados según sondeos y expectativas republicanas. Tampoco los presagios para el fundamentalista Cruz son muy buenos en el resto de elecciones por celebrar. En los estados donde están en juego el mayor número de delegados, la influencia religiosa es menor que en los territorios ultraconservadores. Esperaremos las primarias y caucus por concurrir para despejar dudas. De momento, el cara a cara de Trump y Cruz está más cerca cada día, y por consiguiente la más que segura nominación de Trump y con ella quizá: el “Despacho Oval”…

You Might Also Like