europa en la encrucijada

7 julio, 2015

greciaDespués del referéndum de Grecia, uno se cuestiona si realmente un país en su pleno juicio, o una sociedad feliz de pertenecer a un mismo pueblo, debe entregarse al enemigo de una manera tan poco combativa como la que esperaban Alemania y Francia el domingo pasado. Debíamos ponernos en su piel y entender que aceptar planteamientos tan vitales de países extranjeros, daña de una manera severa, el orgullo patrio.

Es justo reconocer que los griegos en su mayoría, decidieron no aceptar el chantaje capitalista de la unión, antepusieron su soberanía nacional a los dictados de los 27 y sus instituciones. La Grecia de Pericles, Platón, y el gobierno de los mejores: la aristocracia, ha resurgido de los olimpos y de las arcadias reivindicando al orbe occidental en cada papeleta favorable al NO, que ellos inventaron la democracia y la han exportado al mundo. Y de chiripa, a Tsiripas le ha salido bien la jugada a día de hoy. También hubiera votado yo NO en la misma situación en España. Pero las historias bélicas siempre cuentan con batallas de todo signo, y en esta nueva encrucijada en la vieja Europa, cual tercera guerra mundial encubierta de euros y bolsa, Alemania al fin, crece en hegemonía y liderazgo de una forma nada desdeñable y esta vez no dejará escapar la victoria. Ahora la derrota es para Grecia…

Pero seamos realistas después del panegírico inicial, romántico e idealista que he brindado a la nación de los helenos y al resultado legítimo de consulta, las reglas del juego no pueden cambiar de la noche a la mañana, los únicos responsables de las catastróficas desdichas del país de Aristóteles son el ya exministro de economía enemigo de Harry Potter en la famosa saga fantástica  Voldemorfakis y el irresponsable gobierno de charlatanes populistas, que una vez han demostrado que el socialismo llevado a su máximo exponente significa pobreza, pobreza y más pobreza.

Una Europa sin Grecia dentro del EURO será el inicio de la ya demostrada debilidad de la UE frente a la Rusia prepotente, la China emergente y la administración de los Estados Unidos indiferente. Algo que celebrarían sin duda la UKIP, el Frente Nacional y Amanecer Dorado que se postulan como adalides del antieuropeísmo que dista mucho del euroescepticismo británico ya analizado en este blog, junto a Podemos  y a Tsiripas,  sumándose la visión neocomunista-nacional-socialista anticapitalista que huele más a naftalina que a vientos frescos de cambio. Los extremos se tocan… y tanto.

 

You Might Also Like