elecciones nacionales

18 diciembre, 2015

elecciones-nacionalesSiguen los ecos de los debates y de la campaña electoral. Yo les debo confesar queridos lectores de Los Cuadernos de Napoleón, que no me gustan nada estas puestas en escena de politiquillos de bajísimo nivel, mostrando su verborrea fácil y el insulto recurrente. Ya cansa la falacia que se lanzan unos contra otros y viceversa, máxime cuando tenemos un país que va a la deriva económica, social y políticamente.

Ante este desencanto del elector, nos presentamos a las puertas de una jornada de reflexión en la que sólo cabe una meditación: evitar que los que intentan destruir todo lo conseguido hasta ahora, la convivencia democrática, nuestra historia, la libertad y la Constitución, no lleguen al poder.

Sabemos que los partidos tradicionales no satisfacen la mayoría de las necesidades del pueblo español, tampoco los nuevos prometen algo nuevo, incluso algunos vuelven con lemas propios de la Guerra Civil y de revoluciones pretéritas, pero será necesario ir a votar el próximo domingo para demostrar a Europa y a nosotros mismos, que somos capaces de otorgarnos un gobierno que verdaderamente vele por nuestros intereses dentro de nuestras fronteras y fuera. Un gobierno comprometido con la gente, pero de verdad, sin eslóganes ni mantras cargados de naftalina. Es urgente confiar en las formaciones que nos han desilusionado últimamente, pero que nos pueden garantizar la existencia de España y proporcionar las herramientas necesarias para continuar luchando por nuestro futuro, sin cantos de sirena ni promesas pueriles que provocan más división que otra cosa. El próximo domingo votemos con cabeza, corazón y ganas, España lo merece.

 

You Might Also Like