Archives

REBECA

7 septiembre, 2018

Septiembre es el verano queriéndose ir pero sin despedirse del todo… Por ello aún disfrutamos del baño por las mañanas o tardes, y nos gusta por la noche, llevar una rebeca o cárdigan, un suéter ligero o cualquier otra prenda que nos arrope en las veladas frescas que preceden al otoño. 

Hablemos de la rebeca. En España estamos muy familiarizados con el nombre que recibe esta chaqueta de punto fino, la rebeca, ¿pero saben mis queridos seguidores de estos cuadernos napoleónicos, de dónde viene denominarla así? Hitchcock, sí, el maestro británico del cine. 

La película premiada de Alfred Hitchcock, “Rebeca” de 1940, fue la primera obra estadounidense del cineasta, y estuvo protagonizada por Lawrence Olivier y Joan Fontaine. Durante el film, la protagonista aparece con varios modelos de cárdigan -por Lord Cárdigan, pero eso merece otro post- en una mansión repleta de paredes e interrogantes y con la ausencia de su esposo, están recién casados y hay mucho misterio en el servicio y en la relación del matrimonio. Con estos ingredientes  y por supuesto por la dramatización de la actriz principal, la rebeca se convierte en un icono para la moda de los 40, siendo aceptada esta chaqueta en nuestro país, de una manera espontánea y generalizada desde la gran pantalla, por su versatilidad, comodidad y también porqué no decirlo, elegancia.

Es muy difícil intentar separar de nuestra memoria, las damas de España de los años 40, 50 o 60 con su rebeca, pero en la actualidad sigue siendo un básico para nuestros armarios, los de todos, ideal para esta época después del verano y también para la primavera, en definitiva para todo el año gracias al clima suave con el que ha sido bendecido nuestro país. Para finalizar les recomiendo que vean de nuevo o por primera vez, esta obra maestra del cine, no quisiera adelantar nada del argumento, pero sí les diré como curiosidad, que durante toda la película jamás se pronuncia el nombre de Rebeca…

LA PLAZA DE VICENT DE GRÀCIA

27 agosto, 2018

39911097_10156309324602928_7543768962006253568_nLas cortinas de humo son tan antiguas como la misma política. Mientras Jávea vive uno de sus peores periodos de degradación estética y medioambiental con un urbanismo feroz que campa  a sus anchas, el ayuntamiento arranca los escudos de un monumento realizado por el escultor tosquero Vicente Bisquert Riera, “Vicent de Gràcia”, utilizando 22.000 euros de nuestras arcas municipales para la mutilación de la obra en tosca. Siempre que ha habido alguna intervención de estas características, sale perdiendo el arte. ¿Recuerdan cuando retiraron el escudo del Mercado Municipal? Colocaron un escudo de la Generalitat Valenciana, bien esculpido, pero de otro material que nada tenía que ver con la armonía del edificio ni con el promotor de la construcción del mismo, el gobierno de España de la época. Así pudimos descubrir que lo que molestaba no eran los ecos de la dictadura, no, era España, pues no se sustituyó dicho emblema por el actual de la democracia.

Ahora le toca al monumento que está en el jardín de Loreto, la zona del Trinquete. ¿Era una urgencia municipal? Seamos sinceros, nadie se acordaba de esos escudos y muy pocos sabían que ese templete era un antiguo monumento a los caídos. La placa con las diez víctimas de Jávea de la Guerra Civil había sido retirada en los años 80, bajo otro gobierno socialista que sí tuvo a bien respetar el conjunto escultórico. Hablan de cumplir la ley, muy bien. Estoy totalmente de acuerdo, pero con esfuerzo y voluntad política se puede cumplir la ley y respetar el arte. En el Artículo 15 de la Ley para La Memoria Histórica de 26 de diciembre de 2007, que hace referencia a la retirada de símbolos figura lo siguiente: 

“Lo previsto en el apartado anterior no será de aplicación cuando concurran razones artísticas, arquitectónicas o artístico-religosas protegidas por la ley.”. 

¿Por qué el ayuntamiento no alude a los motivos artísticos y arquitectónicos para salvar el monumento como indica el artículo 15 de la Ley para la Memoria Histórica? ¿Por qué no lo hace protegiendo por ley, su obra completamente? ¿Por qué ahora y no en 2011 cuando llegaron al poder? ¿Qué sentido tiene mutilar la escultura en tosca y poner el nombre de su autor a la plaza que alberga dicho monumento? ¿No les parece cínico? Yo estoy muy a favor de que lleve el nombre de Vicent de Gràcia, pero no nos tomen por tontos. El ayuntamiento reivindica ahora su figura por miedo a las elecciones, pues han llegado al consistorio los comentarios de descontento de los xabieros en las redes sociales y en otros círculos. En 2014, ya les hice llegar también mi defensa del artista Vicent de Gràcia, cuando se habló por primera vez de arrancar los escudos y en eso han estado hábiles para mentir y decir que “Xàbia homenajeará a Vicent de Gràcia dedicándole una plaza”. No hay mejor homenaje que respetar las obras de sus autores por completo.

No sé si la recogida de firmas que han iniciado los vecinos de Jávea, servirá para sensibilizar a nuestros políticos municipales, pero al menos será un recuerdo para mayo de 2019, cuando el alcalde de Jávea pueda presentarse a las elecciones muy satisfecho con el siguiente lema: no hay auditorio, pero sí monumento mutilado. 

LOS MUNÁIZ, UNA VIDA ENTRE EL PORTICHOL Y EL EJÉRCITO DEL AIRE. II PARTE.

22 julio, 2018

37734977_10156243492137928_5641440209015930880_nAntonio Munáiz Ferro-Sastre (1935-2017) hijo del general Munáiz Ferro-Sastre, siguió la tradición militar familiar y llegó a coronel del Ejército del Aire. Ingresó en la Academia General del Aire a los 16 años, la misma academia que tuvo a su padre como primer coronel-director. Se graduó como teniente, siendo destinado primero a Valladolid convirtiéndose en uno de los mejores pilotos de los aviones con hélice norteamericanos T-6 Texan. 

Participó en la Guerra de Ifni en África (1957-1958) destacado en la Base Aérea de Gando (Gran Canaria). En Canarias conoció a la que sería su esposa, Amelia Benítez-Parodi Jiménez, contrayendo matrimonio en 1959 y regresando a Valladolid, su destino inicial, una vez acabado el conflicto bélico africano. Después de cuatro años en Valladolid, Munáiz Ferro-Sastre asciende a capitán y es destinado como profesor de vuelo a la Academia General del Aire, para instruir a los futuros pilotos. Dos años más tarde asciende a comandante y vuelve a Canarias. Munáiz Ferro-Sastre disfrutó de una carrera militar interesante y flamante en el Ejército del Aire, fue testigo del cambio de ciclo en las Fuerzas Armadas de la era del rey Juan Carlos I, una nueva etapa de transformación e internacionalización del mundo militar. Al coronel Munáiz Ferro-Sastre le tocó lidiar con los “Expedientes X”. En 1974 es nombrado juez instructor e informador del espacio aéreo para el primer caso de OVNIS. Durante las décadas de los 70 y de los 80, el fenómeno OVNI estaba a la orden del día en prensa, radio y televisión. En un bello reportaje del célebre escritor e investigador Javier Sierra, el coronel Munáiz Ferro-Sastre concede una de las pocas entrevistas, y desgraciadamente la última, para hablar largo y tendido sobre esos años apasionados de fenómenos extraños en el cielo y el papel del Ejército del Aire en todo este asunto repleto de incógnitas. 37746048_10156243616032928_7698144826952253440_n

Munáiz Ferro-Sastre fue autor de una monografía para su ascenso a coronel en la Escuela de Estado Mayor “Método para la investigación de fenómenos aeroespaciales”, pero antes ascendió a teniente coronel y fue destinado al Ministerio de Defensa. Ya como coronel es destinado a Melilla habiéndose graduado en la Escuela del Estado Mayor Conjunto (Tierra, Mar y Aire). 

Cuando faltan pocos días para conmemorar el primer aniversario de la muerte del Coronel Munáiz Ferro-Sastre, me gustaría reivindicar su figura, claro exponente de los mejores aviadores del siglo pasado. Un hombre con dos pasiones: volar y el Portichol. El avión, como el decía, era una extensión de su cuerpo. Le encantaba volar durante el amanecer y alguna vez visitó pilotando su avión, la bahía de Jávea. También, como sus padres, el coronel Munáiz fijó su residencia en la casa del Portichol de Jávea junto a su esposa cuando pasó a la reserva activa, pues la filosofía de los ascensos a finales de los años 80 empezó a mezclarse demasiado con la política, y los militares de vocación en general y los aviadores en particular, no han estado nunca por la labor de ese tipo de “promociones”. El matrimonio tuvo cinco hijos y siete nietos, algunos de ellos hicieron de Jávea, su ciudad natal.

37740298_10156243491697928_4290175963628568576_nYo tuve la suerte de entrevistarme con él en varias ocasiones en la misma terraza mirando hacia el mar de la Cala Blanca con el Montgó en su versión de pirámide, como único testigo de nuestras charlas y apuntes sobre la historia local, cosa que rememoré al ver el programa “Otros Mundos” de Javier Sierra en la primavera pasada. Hoy lo hago con su viuda y su hija Cristina, hablando de anécdotas y mirando los álbumes familiares. El coronel Munáiz, como su padre el general, también está enterrado en nuestro municipio.

Sirvan pues, estas pinceladas biográficas, de pequeño homenaje a una gran saga de hombres entregados al servicio de España desde el Aire. A la Familia Munáiz, veraneantes de los de antaño, de aquellos que se convertían en vecinos con discreción, demostrando su amor y respeto a Jávea, comprendiendo muy bien lo que significaba su historia, su naturaleza y su esencia…

LOS MUNÁIZ, UNA VIDA ENTRE EL PORTICHOL Y EL EJÉRCITO DEL AIRE. I PARTE.

5 julio, 2018

37388566_10156227571167928_1543949002410557440_nEste año en el que se conmemora el 75 aniversario de la Academia General del Aire, quisiera evocar la figura de su primer director, un javiense de adopción, el General Antonio Munáiz de Brea. Yo conocí al general Munáiz con apenas cuatro años y mi memoria sólo llega alcanzar a un señor mayor y afable sentado en una naia en el Portichol. En mi casa siempre habían hablado bien de él, se le tenía mucho cariño al matrimonio, de hecho asistieron a la boda de mis padres. Pero antes de este esbozo biográfico sobre el general Munáiz, me centraré someramente en la génesis del Ejército del Aire en España, hecho que tuvo lugar en el mismo momento de la creación de las demás fuerzas aéreas de las potencias occidentales. Y no era de extrañar esta sincronización, la aeronáutica estaba en completa revolución desde la aparición de los primeros dirigibles a finales del siglo XIX. 

En 1911 durante el reinado de Alfonso XIII, se aglutina en el aeródromo ”Cuatro Vientos” de Madrid, la primera flota de aviones para que sean pilotados por militares, fijando así el nacimiento de la Aeronáutica Militar Española. Pero no será hasta el 7 de octubre de 1939, cuando oficialmente se cree la fuerza aérea española bajo el nombre de Ejército del Aire. La Academia General del Aire se funda en 1943, en San Javier (Murcia) y desde entonces es la institución castrense encargada de formar a los oficiales de la Aviación. La Patrona del Ejército del Aire es la Virgen de Loreto y la Cruz de San Andrés figura en todas las colas de los aviones desde la Guerra Civil, pues la escarapela bicolor del bando nacional y la tricolor del republicano, podían confundirse desde tierra fácilmente, lo que llevó a algún que otro derribo con fuego amigo.

El Rokiski es el emblema del Ejército del Aire. Lleva el apellido del grabador de la insignia desde 1939 hasta su fallecimiento en 1965 en su taller de la calle de Carretas de Madrid, Luis Rokiski, un personaje muy popular entre los aviadores españoles. Esta divisa fue creada por la Infanta Doña Beatriz, hija del duque de Edimburgo y prima hermana de la reina Victoria Eugenia. Como esposa del Infante Alfonso de Orleans y Borbón -genio de la aviación española- participó en una reunión con reconocidos pilotos militares, que plantearon dotar de un símbolo al Servicio Aeronáutico. La infanta, que era una experta egiptóloga, dibujó dos alas plegadas unidas por un círculo rojo bajo la corona real, emulando las alas de la diosa Maat y el disco solar que representa a Ra, hallados en la tumba de Seti. El diseño de Doña Beatriz tuvo gran aceptación y el nuevo emblema fue aprobado el 16 de abril de 1913. Pero volvamos al homenajeado en este artículo. 

Antonio Munáiz de Brea nació en Madrid un 5 de Julio de 1900. Fue el tercer hijo de los ocho que tuvo el matrimonio formado por Francisco Munáiz y González-Garrido y María del Carmen de Brea y Cambreleng, hija del Barón de Artagán, un aristócrata militar que llegó a protagonizar en la segunda mitad del siglo XIX, muchos episodios de la convulsa historia de España. 37735771_10156243492157928_8428227235059597312_n

Antonio Munáiz de Brea ingresó en la Academia de Infantería de Toledo en 1916, graduándose como alférez en 1919, siendo su primer destino el célebre Regimiento de Infantería “Asturias”. Ya como teniente en 1921, es destinado a Ceuta y pasa a formar parte del Batallón de Cazadores de Llerena, de la Policía Indígena y posteriormente del Batallón de Cazadores de Arapiles nº 9. En plena guerra de Marruecos participa en las acciones de Tetuán. A finales de ese año 1921, realiza el curso de piloto, recibiendo el título de piloto militar de aeroplano en el Aeródromo de Getafe (Madrid), integrándose en el Servicio de Aviación en Sevilla. En 1923 es destinado al Grupo de Escuadrillas de Melilla participando dos años más tarde, en el Desembarco de Alhucemas con la correspondiente cobertura aérea a las tropas comandadas por el General Miguel Primo de Rivera.

El año 1926 es especialmente significativo en la vida de Munáiz. Asciende a capitán de Infantería por méritos de guerra, y es que el teniente Munáiz había sufrido ya dos años atrás en la Guerra de Marruecos, heridas por una explosión de bombas de iperita en el aeródromo de Nador y su destacada actuación en el desembarco, sirvió como acicate a la superioridad, para promover el ascenso del piloto. Contrajo matrimonio con María Luisa Sastre González, el 25 de octubre en Melilla. Realizó el Curso de Observador en Los Alcázares (Murcia) y se incorporó a la Escuadra de Instrucción en “Cuatro Vientos” (Madrid), siendo condecorado seguidamente con la Cruz del Mérito Militar de 1ª Clase con Distintivo Rojo y la Cruz de María Cristina.

En 1927 es calificado como jefe de escuadrilla y más tarde como ayudante del jefe de Aviación en el aeródromo de “Cuatro Vientos”. Se le concede otra Cruz al Mérito Militar de 1ª Clase con Distintivo Rojo. En Madrid permanece hasta su vuelta a Marruecos en 1929 al mando de la 2ª Escuadrilla del Grupo 4º. Asciende a comandante en 1933 y se convierte en Jefe de la Aviación Militar hasta 1936.

En 1939 el Comandante Munáiz es destinado a la 2ª Sección de Estado Mayor del Aire y más tarde a la 3ª Región Aérea como Comandante Mayor en Valencia. En 1940 asciende a teniente coronel. Tres años después, siendo ya coronel es propuesto para fundar y dirigir la Academia General del Aire, siendo su primer director y estando en el cargo desde1944 hasta 1949. También Munáiz fue el artífice de las Milicias Universitarias del Aire.

Es durante la Semana Santa de 1945 cuando el entonces coronel Munáiz descubre este paraíso de la Costa Blanca, gracias a otra leyenda de la Aviación Española, su subordinado y amigo, Federico Noreña Echevarría. Le gustó tanto que más adelante alquiló un chalet para pasar el verano de 1945 en el Montañar Primero, la Casa del Pino se llamaba. Finalmente la familia Munáiz decidió comprar una casita en el Portichol en 1946. Noreña que estaba casado con la javiense María Luisa Cisneros Cruañes y en 1945 era teniente coronel en la Academia General del Aire, antes  de coincidir en San Javier con su superior Munáiz, fue comandante jefe de la base aérea de Pollensa (Mallorca) durante la Guerra Civil Española. Era vox pópuli en nuestro pueblo que el comandante Noreña había evitado los bombardeos de los Henkel alemanes a nuestra villa, centrando los objetivos bélicos de la Legión Cóndor a otras zonas del Mediterráneo cercano. Noreña se convirtió en presidente del Club Náutico de Jávea en 1963, y fue uno de los máximos impulsores de su creación. Esta institución socio-deportiva fue inaugurada en 1958 por otro héroe del Ejército del Aire, el Teniente General José Galán Guerra, quedando para siempre una fuerte vinculación de Jávea con los ases de la Aviación.

general-munaiz-uniformeAntonio Munáiz de Brea ascendió a general de brigada en 1956 y a general de división en 1958, llegando a la Jefatura del Estado Mayor de la Región Aérea Atlántica (Canarias), a la dirección general de personal del Ministerio del Aire en Madrid y a la Región Aérea de Levante como segundo jefe, en Valencia, estando ya cerca de su estimado Portichol. Pasó a la situación “B” en el Ejército del Aire en 1964, posición que suponía no tener más ascensos, pero quedando unido a la vida activa militar por su experiencia y su hoja de servicios repleta de recompensas militares y vicisitudes de toda índole. Esta época la aprovechó además, para interceder por los javienses que debían hacer la “mili”, el servicio militar obligatorio, aconsejándoles que se presentasen como reclutas voluntarios en la base aérea de Manises en Valencia, evitando así los sorteos de quintas, en los que podía tocar por destino cualquier provincia española, sobre todo las lejanas. También animó a que algunos de nuestros paisanos hicieran la carrera militar en el Ejército del Aire. En uno de sus veranos xabieros, Don Rafael Peiró Fayos le diagnosticó una severa peritonitis, intervenida a tiempo. Murió en Jávea el 27 de julio de 1983 y es aquí en nuestra ciudad, donde sus restos reposan en el antiguo cementerio custodiado por la mítica ermita de San Juan. 

Jordania

4 mayo, 2018

32089453_10156062373897928_373289656533385216_nJordania, la nación moderna que custodia la maravillosa ciudad de Petra, es el país árabe que limita con Irak, Siria, Arabia Saudita e Israel. Sí, en pleno centro del siempre enigmático y problemático Oriente Medio. Un lugar caprichoso para la geopolítica y testigo directo de los conflictos milenarios. Tierra Santa también se extiende por el reino hatsemita, y debo decirles queridos amigos y seguidores de estos cuadernos napoleónicos, que no es fácil explicar lo que se siente al contemplar algunos de los escenarios y paisajes del Antiguo Testamento y del Evangelio. Los jordanos son muy sensibles con la actual lucha palestino-israelí, y no es de extrañar ya que la mayoría son hijos y nietos de palestinos, el mismo pueblo que habitaba Transjordania, el verdadero estado antes de la I Guerra Mundial. Amán es la capital de Jordania, vestigios de un poderoso ayer como el Teatro Romano y la Ciudadela, recorren todavía sus plazas. las angostas calles con sus escaleras nos conducirán a los mercados, comercios y a la Mezquita del rey Abdalá I con sus azules y blancos.

Aconsejo emprender el viaje de norte a sur. Jerash o Gerasa debe ser nuestra primera parada. Empaparse de la época romana en pleno oriente es una de esas maravillosas experiencias inolvidables que nos ofrece Jordania. Disfrutaremos durante la visita, de una feliz restauración de esta antigua ciudad de la Decápolis con sus ruinas y toda la arquitectura romana conservada de una manera excepcional. El Arco de Adriano, el Foro, los templos de Zeus y Artemisa, la Columnata, el Circo… son imponentes monumentos que ayudarán a comprender la grandeza del Imperio Romano en un lugar tan alejado de Roma.

Antes de emprender el viaje a la joya de la corona de Jordania, Petra, es obligada una excursión a Madaba, ciudad que alberga la Iglesia Ortodoxa de San Jorge donde se encuentra el mapa-mosaico más antiguo sobre Palestina, del siglo VI d.C. Callejear por esta población será una oportunidad para la compra interesante de piezas de arte y alguna antigüedad. Desde allí nos acercaremos a los mismos parajes que contemplaron los Profetas en el Antiguo Testamento: el Monte Nebo y el Valle del Jordán.32215286_10156062373882928_7510081407494914048_n

Sé que es imposible mencionar Petra sin tener como referencia, la película de Indiana Jones y la última cruzada. El film de Spielberg se convirtió en la mejor agencia de viajes para Jordania durante muchos años. Si Petra en el pasado había sido destino turístico para la aristocracia europea con ínfulas aventureras, a finales de los años 80 y principios de los 90 del siglo pasado, se convierte en uno de los viajes estrella en todo el mundo. Y no es para menos. Los nabateos, que según la tradición son los descendientes de Ismael, el segundo hijo Abraham, establecieron en Petra la capital de su reino. Decidieron construirla en un lugar estratégico geográficamente, para impedir los embistes enemigos. Dentro de un desfiladero se encuentra esta maravilla del mundo. Pocas cosas emocionan hoy día, les aseguro que cuando vislumbren el Tesoro de Petra, esculpido en la roca rojiza bajo el cielo azul, tendrán la certeza de que ya han visto todo en esta vida. La ciudad es extensa y dos días serán suficientes para pasear, visitar toda la arquitectura nabatea y reflexionar en los miradores escondidos, háganlo en camello, burrito o a pie. Al atardecer, tomen el té frente el Tesoro y dejen escapar las horas…

De camino al Mar Muerto, nos detendremos más o menos en la mitad del trayecto, para ver la estatua de sal de la mujer de Lot. Otro pasaje bíblico en este país singular. Imprescindible tomar el baño en el Mar Muerto, flotarán por el exceso de salinidad y podrán embadurnarse del barro negro a orillas de estas aguas. El Mar Muerto desde Jordania supondrá la fabulosa oportunidad de desplazarnos hacia Tierra Santa en el emblemático lugar donde fue bautizado el Señor por San Juan Bautista. El río Jordán está dividido literalmente para delimitar la frontera entre Jordania e Israel. En la parte jordana se encuentra exactamente el lugar del Bautismo del Hijo de Dios.

27999193_10155838909047928_1024385177_oYa va finalizando nuestro viaje por Jordania y la penúltima parada debe ser el desierto de Wadi Rum. Volvemos al cine pues aquí se rodó Lawrence de Arabia y recientemente Marte. Deben pasar una noche o dos en el desierto. Todo está bien organizado para que el confort de un hotel sea sutilmente sustituido por la magia de pernoctar en el desierto rojo. Convivir con los beduinos, comer los alimentos cocinados debajo de la tierra, el té, la conversación… todo es irrepetible. El propio Thomas Edward Lawrence se dejó seducir por este lugar y aquí se quedó a vivir y a luchar en la Rebelión Árabe contra el Imperio Otomano, una escultura en la roca recuerda a este gran héroe británico en lo que fue su hogar en Wadi Rum.

La última estación el Mar Rojo, sí, el que separó Moisés para huir con el Pueblo de Dios de los egipcios, baña también Jordania. En Aqaba pueden disfrutar del buceo para descubrir el coral, gozar de la gastronomía y relajarse pensando en todo lo que ha ocurrido en este maravilloso viaje. Volverán a Jordania, se lo aseguro.

 

 

 

 

 

Los Cholbi y el Nazareno de Jávea

23 abril, 2018
Joaquín Cholbi y dos de sus hijas con la boina carlista.

Joaquín Cholbi y dos de sus hijas con la boina carlista.

Hace un año ya de la publicación del libro Jesús Nazareno. 250 años de devoción en Jávea, y la ampliación de documentación y de anécdotas ha sido un torrente desde entonces. Intentaremos ir publicando toda nueva aportación a la historia local entorno a nuestra imagen venerada. Ahora queridos amigos y seguidores de estos cuadernos napoleónicos, nos ocuparemos de dos anécdotas de los Cholbi, uno de los linajes más importantes de la villa de Jávea, ligados a la Orden de Malta, con privilegio de nobleza y de las pocas familias con solar en nuestra ciudad y en Valencia a partir del siglo XVII. Las dos ramas de este relato proceden de Miguel Jerónimo Cholbi, quien casó con Margarita Ferrer, hija del sobrino bisnieto de San Vicente Ferrer.

Como sabemos, los Cholbi eran los custodios de la túnica del Nazareno en el arca gótica de su casa en el Carrer Roques. Esa misma casa -la posteriormente conocida casa Candelaria y de las más antiguas del pueblo- sería también testigo de un hecho emotivo para la familia, relacionada con uno de los personajes más carismáticos e importantes. Hablamos del alcalde en varias ocasiones y líder regional de los carlistas: Joaquín Cholbi Climent. Joaquín era hijo del diputado provincial Carlos Cholbi Zaragoza y de Joaquina Climent Sombiela, natural de Bocairente. Joaquín era el pariente más cercano de los célebres hermanos Cristóbal y Carlos Cholbi Bañuls, y a él le tocó organizar todo lo referido a la ejecución del Asilo-Hospital. Godofredo Cruañes Aracil, descendiente directo de Joaquín nos cuenta que en la procesión de la subida del Nazareno del 3 de mayo de 1909, Joaquín quiso despedirse del Nazareno, pues llevaba tiempo aquejado de una grave enfermedad y no salía de casa. Así fue como la imagen paró en la actual calle de la Escuela, virando las andas hacia la fachada de la casa de los Cholbi, quedando el Nazareno debajo de la ventana de la alcoba donde el político tradicional yacía en cama enfermo. Pudo Joaquín asomarse y admirar por última vez y con devoción a Jesús Nazareno. Moriría en septiembre de ese mismo año.

Otro Cholbi, en este caso el cuñado y primo lejano del anterior, protagonizó otra anécdota, de la que queda prueba material. Cuenta la Familia Sanz de Bremond, que su antepasado directo, Juan Bautista Cholbi Catalá, esposo de María del Rosario Cholbi Climent -hermana de Joaquín- encargó una imagen del Nazareno en Valencia. Se desconoce el taller y el imaginero, pero por la escultura cabe destacar que Cholbi entregaría una fotografía o estampa al artista para que el rostro del Nazareno, con su inclinación de la cruz tan característica y los ricos bordados de su túnica, fueran una fiel reproducción de la talla grande de Jávea. Una vez adquirida y llevada al pueblo, Juan Bautista quiso que fuera rifada en la novena. Como todo contribuyente devoto de la época, la familia de Juan Bautista compró sus boletos para participar y ayudar a la cofradía. Desconocemos el número de papeletas adquiridas por los Cholbi-Catalá, pero lo que sí sabemos es que la buena suerte obligó a que la pequeña imagen fuera sorteada tres veces, tocándole en todas estas ocasiones al propio dueño, Juan Bautista Cholbi. Finalmente se acordó entre risas que la imagen se la quedara él. Este Nazareno pequeño se encuentra en la casa de los Carbonell-Sanz de Bremond en Valencia. No hace muchos años, esta pequeña imagen viajaba en una hornacina de madera con la familia, desde Valencia a Jávea en verano, a la finca “El Rebaldí” y de vuelta a Valencia, a la solariega casa de los Cholbi en la ciudad del Turia en invierno

SER REINA

5 abril, 2018

30221518_10155981566517928_349537095817101312_oHubo una frase como frontispicio en la primera biografía de la Reina Sofía escrita por Pilar Urbano, que me hizo reflexionar mucho, muchísimo sobre la importancia de las personas que encarnan la Corona y el papel importantísimo que desempeñan en cada momento, protegiendo así la institución, y por ende la nación. Dicha máxima era la siguiente: “El rey no gobierna, pero reina. La reina no gobierna y no reina; pero… es la mano que cuida del trono”. Esa era Doña Sofía durante todo el difícil reinado de Juan Carlos I. Después de casi medio siglo sin monarquía, llegaban los nuevos reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía con un nuevo tiempo político, cargado de retos para construir el país. Por ello, el otro día cuando visualicé las imágenes de la Familia Real saliendo de la Catedral de Palma después de la Misa de Pascua de Resurrección, me entristeció la escena grotesca. Un acontecimiento vergonzoso que jamás hubiera ocurrido años atrás. Búsquenlas, no las encontrarán. Unas imágenes que faltaban al respeto a quien ha sabido desde la cuna, servir a su patria y luego a la de su marido, convirtiéndose en la española más grande de los últimos tiempos. Cierto es que al final ha resultado que, no es lo mismo nacer en el Palacio Real de Tatoi que en un barrio de Oviedo. Claro ha quedado. La opinión pública se ha volcado con la Reina Sofía. La Casa Real, cuya comunicación deja mucho que desear y más ahora en la era de las redes sociales, se empeña en ocultar desde sus cuentas en Twitter y Youtube, todos los actos religiosos a los que acude el Rey: Cristo de Medinaceli, Misa de Pascua de Resurrección, Misa Funeral en el XXV aniversario de la muerte de Don Juan… Veremos qué estrategia tiene ahora para dulcificar el asunto feo y cutre del placaje a Doña Sofía, dejarlo pasar no es el mejor modo. Los hechos fueron graves y necesitamos una explicación real.

Recuerden que para salvar a la Monarquía, se obligó a un rey a pedir perdón públicamente por una “elefantada” como antesala a una abdicación por sorpresa y una expulsión de la Familia Real de las dos Infantas de España. Por ello, no nos escandalizaríamos en un futuro si para la continuación de la Corona, hubiera una separación o un divorcio. Lo que no vamos a permitir más como pueblo español, son desplantes descarados de una mujer que sigue sin asumir quién es y para qué está. Hemos tolerado con tristeza que se retirara la bandera nacional del palacio de la Zarzuela porque molestaba a la Reina Letizia, hemos asistido atónitos a su incomodidad manifiesta en ceremonias religiosas, sin santiguarse después de que se le ofrezca el Hisopo, sin besar el Lignum Crucis, ni hacer la reverencia al llegar al Altar. Pasamos por alto que no hubiera crucifijo en la Proclamación de Felipe VI ni Misa del Espíritu Santo. Pero ahora pedimos que para enderezar la situación, S.M. La Reina Letizia debe comprender que S.A.R. La Princesa de Asturias tendrá que jurar bandera en el Regimiento Inmemorial del Rey Nº1 como hizo su padre a su edad, y que presida los premios que llevan su título y que dejen de ocultarnos la vida privada de ellos y sus hijas. Los Reyes y su familia, no tienen vida privada, ella debió intuirlo cuando inició el noviazgo con el entonces Príncipe de Asturias, ser reina no iba a ser fácil, pero complicarlo más de lo que es, no está siendo bonito ni inteligente.

san hermenegildo

20 marzo, 2018

Queridos amigos y seguidores de estos cuadernos napoleónicos, en este post nos centraremos en la figura de San Hermenegildo, que es junto a San Fernando, patrón de la Monarquía Española. Hermenegildo era hermano de Recaredo, ambos hijos de Leovigildo el rey la Hispania Visigoda de religión arriana que casó con la católica Ingunda. Hermenegildo heredó de su madre esta fe. Durante la guerra que padre e hijo se declararon por la religión, Leovigildo ordenó buscar, capturar y matar a su vástago, pues no quería ver que su reino fuera dirigido en un futuro por un católico converso. 

Varios historiadores del siglo XX sitúan en nuestras tierras valencianas, el episodio del conflicto con el heredero de la corona visigoda en el primer tercio del siglo VI d.C.,  algo muy común en las monarquías desde siempre, padres contra hijos, hijos contra padres, las grandes conspiraciones. El hecho en concreto es el refugio de Hermenegildo en la Costa Blanca, durante la persecución de su padre. 

En principio eran conjeturas románticas sin fundamento, reflejadas en libros de historia que bebían de la única fuente de las Crónicas de Gregorio de Tours del siglo XII, pero varias investigaciones posteriores más rigurosas, apuntan con gran probabilidad que San Hermenegildo pudo cobijarse en un monasterio de Jávea (Alicante) enfrente de la isla, como indica el turonense del siglo XII,  para ello hace años inicié que inicié unas investigaciones y un trabajo de campo con los estudios arqueológicos pertinentes para averiguar qué había de cierto en todo ello. El Portichol, la zona de la isla y de la supuesta morada javiense de San Hermenegildo, se ha convertido una vez más, en esa zona misteriosa que guarda en sus entrañas ecos del pasado.

Como bien sabemos, Jávea fue la geografía escogida para asentar comunidades de varias órdenes religiosas desde muy antiguo. Por lo tanto nunca se ha descartado nada, y se ha podido trabajar siempre, con varias hipótesis. Una capilla privada en la famosa urbanización inaugurada por Fraga como ministro de Turismo: el Tosalet -otrora pública- está dedicada a San Hermenegildo, y el otro nombre del Cabo Prim, San Martín, que indica la toponimia de algún centro de oración, nos empuja a pensar que alguna relación puede tener todo lo mencionado. 

Como curiosidad, mi libro-guía “Jávea” se acabó de estampar en la imprenta el día de la festividad de San Hermenegildo hace ya cinco años, patrón de la monarquía española. Los colores de la cubierta del libro son los mismos que los de la orden militar de San Hermenegildo, todo pura casualidad. Jávea y el príncipe godo, ¿leyenda o realidad? Es la hora de los arqueólogos y de los investigadores, pero los soñadores sirven de acicate para que los científicos sigan descubriendo y profundizando en la historia de la humanidad.

Las Dos Españas

2 marzo, 2018

mapa1Mientras Francia nos da una lección, negándose a retirar la Legión de Honor a Francisco Franco, los progresistas españoles inician peregrinaciones extrañas al Valle de los Caídos. Digo extrañas porque estas reivindicaciones políticas de la izquierda en pleno recinto del valle, están prohibidas por la Ley, pero para socialistas, compromitas y podemitas la ley no es la ley.

Ayer la progresía de nuestro país se quejaba de los 23.000 euros que nos ha costado a los españoles, repatriar los cuerpos de miembros de la División Azul caídos en Rusia. Olvida la izquierda, como siempre, que más dinero nos cuestan las subvenciones a las asociaciones para la memoria histórica. Por ejemplo, sólo en una provincia como Zamora, su diputación repartió 150.000 euros para estas pseudoinstituciones, con resultados poco claros, o en algunos casos con respuestas no esperadas como la que sucedió en 2014 en la Comunidad Valenciana, en Borriol, buscando a dos represaliados del Franquismo, encontraron la fosa de 72 soldados del bando nacional fusilados en 1938 por los rojos. ¿Cuándo parará esta locura? Yo entiendo, respeto e incluso apoyo a los que quieren saber dónde reposan los restos de sus familiares desaparecidos en la República, Guerra Civil y Franquismo, pero no así.

Esta semana coincidí con un señor cuyo padre era un caído de la Guerra Civil. Me comentaba este ciudadano de un pueblo al lado de Valencia que su padre fue asesinado por el comité del pueblo, la famosa “Pepa” que sacaba a pasear -fusilar- a los encarcelados, por el único delito de ser católico. Él me manifestaba con sinceridad que jamás albergó odio alguno o revanchismo por la muerte violenta de su padre, que él había perdonado y prueba de ello era la cantidad de buenos amigos de la infancia, hijos de los de la “Pepa” algunos también, personajes relevantes locales de izquierdas en la Transición, con los que aún mantenía lazos de amistad muy estrechos. Creo que no cabe mayor ejemplo de concordia que este. España no merece políticos que abran una y otra vez, heridas, cunetas, fosas y enfrentamientos de hace ya más de 80 años. Ya es hora de que nuestros políticos faciliten la convivencia. La mejor manera de honrar a nuestra memoria histórica reciente, es reconocer a nuestros mayores, el esfuerzo de haber trabajado muy duro y de haberse ganado una pensión más que digna. Céntrense en eso. Se lo agradeceremos.

Ataques al Español y a la Cruz de San Andrés.

27 febrero, 2018

28168401_10155865120897928_2007100749664856108_nNos ha tocado vivir en la época más cutre de la historia, sobre todo en España, que los vientos modernos en el diseño y en el pensamiento, han ido eliminando desde hace aproximadamente medio siglo, la autenticidad y la elegancia. La última norma de este movimiento de imbéciles sin fronteras, además de la de perseguir la lengua española, arrinconándola en Cataluña, Valencia, Galicia, Baleares y Vascongadas, es la de la acusación de nuestro idioma de sexista. Los dineros del estado se utilizarán para cambiar las letras del Palacio de las Cortes. Aunque ahora figura “Congreso de los diputados” en su frontispicio, los seguidores de la secta de la gilipollez perpetua, quieren simplificarlo poniendo sólo “Congreso”, así sus señorías del género femenino se sentirán más incluidas. ¿Y por qué no Congresa? Puestos a hacer el ridículo, hagámoslo bien. No ayudan para nada los cantamañanas millonarios de Hollywood con las soflamas de siempre, porque el mimetismo en nuestro país con Estados Unidos, es siempre una constante. Que nuestros representantes actuales, dediquen su labor parlamentaria a inutilidades, también se ha convertido ya en una constante. Nadie nos defiende. Ni los viejos políticos que son acallados, ni los nuevos que ni siquiera han leído a Orwell para comprobar que estamos en una etapa oscura que reescribe el pasado y lo condena al olvido…

Las pensiones en peligro, la Guardia Civil y la Policía Nacional en estado precario y bastante discriminados pero a los señores diputados y a las señoras diputadas, se les ocurre votar en una comisión, si debe desaparecer la Cruz de San Andrés en los aviones del Ejército del Aire. ¡Vaya época nos ha tocado vivir!